Técnicas de Iluminación con Modelos

Volver

Lo importante al iluminar a un modelo es tener claro que luz le favorece y qué luz exagera o acentúa rasgos poco favorecedores… Todo eso sin perder de vista el motivo, ya que no será lo mismo un Book (donde debemos destacar al modelo), que por ejemplo la fotografía de moda y complementos donde le modelo es solo “una percha” (seamos realistas) para mostrar un producto. Así que adecuamos la iluminación teniendo esto en cuenta.

Este quizás es el aspecto más importante si queremos que la iluminación muestre lo que queremos y una de las cosas que se olvidan con excesiva facilidad. Estos son principios muy básicos, pero para hacerlo correctamente hay que tener claras las diferencias que nos ofrecen los diferentes “modificadores” de la luz (que no solo hay ventanas y paraguas… y tampoco todas son iguales)… y que trataré en el siguiente post.

Centrémonos en la luz para empezar y así nos vamos concienciando…

 

La Ropa

Iluminar la ropa puede ser una tarea compleja, sobre todo por mantener el color y la textura (sin olvidarnos del modelo, aun no siendo el centro de atención). Si utilizamos una iluminación lateral le daremos más fuerza a la textura (incrementando las sombras), pero perderemos tono de color. Para tener un balance deberemos utilizar fuentes diferentes una para cada cosa y difusa para no alterar los colores para reducir el contraste.

La ropa

El Retrato

Nos pasa más o menos como con la ropa, por ejemplo si usamos una luz frontal estaremos destacando mucho el tono de la piel, así que si la persona tiene manchas o zonas de pigmentación irregular las estaremos mostrando en exceso. Si por el contrario usamos una iluminación lateral le daremos mucho relieve a cualquier cicatriz o incluso el bello de la cara serán muy visibles.

La cara

Los Ojos: Para iluminar correctamente los ojos debemos tener presente que la iluminación alta puede hacer que aparezcan sombras por el efecto de las pestañas y en casos extremos de las cejas o el pelo. Si por el contrario usamos una luz muy baja haremos que la sombra de la nariz aparezca cerca de los ojos. Es importante mantener la pupila del modelo poco dilatada, o perderemos el detalle del iris que le da más intensidad al retrato.

La Nariz: Debemos ser muy cuidadosos con la iluminación ya que es fácil que aparezcan sombras laterales que desdibujan el rostro (sobre todo por la luz a 3/4 o perfil), dándole un aspecto sucio. Si la nariz no es recta deberemos corregir con luz inversa, para que las sombras no realcen ese efecto de nariz torcida.

Pelo: El pelo hay que tratarlo de forma independiente, pensando en el destino de la fotografía, el tipo de pelo y el fondo. Para pelos oscuros y fondo claro es poco problemático, si por el contrario el fondo es oscuro tendremos que separarlo del fondo, ya sea con luz trasera o perfil para darle relieve, eso sí, con poca intensidad o perderemos detalle de las puntas. También se pude utilizar una luz de fondo para dar un efecto de viñeteo contra el fondo cuando este es negro y el pelo del modelo también lo es.

 

La Piel del Cuerpo

La piel de ningún modelo es perfecta (ni la de nadie), así que en algunas ocasiones, por ejemplo en fotografía de moda baño, lencería o desnudo deberemos tener mucho cuidado en no revelar en exceso estas imperfecciones. La luz muy lateral hará aparecer las imperfecciones de forma más acusada, así que si queremos emplearla deberemos suavizarla o hacerla difusa. El maquillaje nos solucionara algunos problemas, pero no debemos dejarlo todo en sus manos.

La piel

En definitiva:

Luz frontal – Sube el tono y baja la textura.

Luz lateral – Sube la textura y baja el tono

Volver

Deja un comentario