Iluminación – Rembrandt

Volver

Recibe este nombre por uno de los mayores maestros barrocos de la pintura y el grabado. A Rembrandt se le considera uno de los mayores maestros barrocos de la pintura y el grabado, siendo con seguridad el artista más importante de la historia de los Países Bajos. Su aportación a la pintura coincide con lo que los historiadores han dado en llamar la edad de oro neerlandesa, el considerado momento cumbre de su cultura, ciencia, comercio, poderío e influencia política.

Este tipo de retrato se caracteriza por el juego de sombras que provoca un triángulo en la mejilla que no recibe iluminación directa (este triángulo lo forma la luz que pasa entre la nariz y la frente).

Puede ser en el plano abierto (como en el autorretrato de Rembrandt) o cerrado (como el ejemplo).

Iluminación - Rembrandt Esquema Iluminación - Rembrandt
Con esta iluminación es conveniente utilizar un reflector en el lado opuesto al flash, para mantener unas sombras con detalle, puesto que la iluminación es alta simulando la entrada de luz por una ventana en el techo (tragaluz o claraboya), muy típico de los estudios de pintores de la época de Rembrandt, y que en una habitación con las las paredes blancas hacen el efecto de un reflector.

En este caso he utilizado un reflector plata, para incrementar el contraste y obtener la máxima luz posible sin romper las sombras (la distancia del reflector es la clave, si está muy cerca romperemos las sombras en exceso y si está muy lejos ni se percibe… pero de eso se trata, de buscar el efecto que deseemos).

Volver

Un comentario en “Iluminación – Rembrandt

Deja un comentario