Las Aberraciones

Volver

En muchas ocasiones tenemos la tendencia, errónea, de culpar al cuerpo (Cámara) de la calidad de la fotografía resultante y en otros casos exigimos al objetivo que cumpla expectativas inalcanzables (por físicas de óptica, que no de construcción)… En este caso me centrare en los objetivos y sus aberraciones.

Aberraciones y Difracción

La calidad en un objetivo depende de las aberraciones y la difracción de la luz. Cuando cerramos el diafragma las aberraciones se notan mucho menos (o son menos visibles y ojo, que aberraciones hay de muchos tipos), pero la difracción se nota más y viceversa. Por eso se suele decir que todos los objetivos tienen un rango de diafragmas ideales y que son muy particulares en cada caso, ya que dependen de varios factores.

Y aunque no sea una regla fija, me mojare un poco… los objetivos suelen verse condicionados por las aberraciones para aberturas mayores de f5.6 (números f menores), mientras que suelen ser más proclives a la difracción para aberturas menores por encima de f11 (números f mayores). Pero todo esto depende de más factores, como por ejemplo si es una focal fija o un zoom, como está diseñado el objetivo…, así que podemos decir que entre f5.6 y f11 tendremos mayor calidad óptica… siempre y cuando no se hayan tratado específicamente las aberraciones, que es el caso de los objetivos profesionales.

Es imposible corregir todas las aberraciones o la difracción de un objetivo (hasta el límite), por lo que la calidad de la imagen final es una suma de muchas cosas y de cómo se tratan esos límites o inconvenientes ópticos, es lo que al final consideramos una buena calidad óptica.

Hay que tener en cuenta que existen problemas físicos a la hora de construir un objetivo (no existe la lente perfecta). No obstante lo dicho, es posible corregir muchísimo las aberraciones de un objetivo utilizando lentes especiales o tratadas y así podríamos decir que están libres del efecto de las aberraciones (lentes asféricas, fluorita, cristal UD, cristal super UD y cristal de alta refracción), pero nunca podremos corregir por completo el efecto de la difracción, que es inevitable (físicamente hablando), aunque para eso también existen las lentes DO que minimizan muchísimo este efecto.

Por lo tanto, todo es importante a la hora de evaluar un objetivo… y pongo algunos ejemplos de lo que debemos valorar, que no todos, y en qué medida nos afectan para el tipo de fotografía que hacemos: La construcción que evite el polvo interno, La aberración cromática (tipo de lente que utiliza), el diseño de las palas del diafragma (nitidez), el viñeteo óptico, las aberraciones residuales (flare por ejemplo), el nivel de contraste, la representación fiel del color, etc…

No suele dársele mucha importancia al revestimiento y la construcción, pero es fundamental para eliminar imágenes fantasma, los reflejos internos y la luz parásita (flare) son principales responsables de un contraste incorrecto y afectan muy negativamente a la calidad de imagen…

NOTAS: Cuanto más luminoso es un objetivo, y menor su longitud focal, más difícil es corregir las aberraciones, que se multiplican. Por eso los grandes angulares muy luminosos son escasos y proporcionalmente más caros que otros objetivos.

Otra variable de la calidad del objetivo es el tamaño (porque el tamaño en un objetivo si importa): Cuanto mayor es el volumen del cilindro de un objetivo, más fácil resulta compensar las aberraciones. Por eso los teles y zooms profesionales son tan grandes y a la postre pesados (no es para que nos vean de lejos, jejeje).

El viñeteo

El viñeteo NO es una aberración, aunque afecte a imagen o a su calidad, y debemos verlo como una propiedad innata de todo objetivo. Hay tres tipos de viñeteo: el óptico, el natural y el mecánico. El óptico es cuando la luz que entra por los bordes de la lente se encuentra con las paredes internas del objetivo (si es físico por la focal no se puede eliminar ópticamente hablando). El natural se produce cuando la luz incide de forma desigual en el sensor por la construcción de la lente (ahí el precio se nota). El mecánico se da cuando algún accesorio entorpece la entrada de la luz normal, es el más frecuente, como por ejemplo filtros demasiado anchos o parasoles mal diseñados. En los objetivos de focal fija el viñeteo se trara de forma natural para evitar el efecto… En los objetivos de focal variable (zoom) es muy difícil corregir del todo este efecto… de hacerlo el precio se dispararía y el tamaño del objetivo seria monstruoso.

En resumen

Todo es importante en un objetivo, pero aquí he intentado explicar algunas cosas, que espero os ayuden.

Volver

Deja un comentario