La Medición

Volver

Siempre aparecen mensajes como “la cámara o el flash sub o sobre expone”, bueno, los que me conocen saben que poco me gustan esas frases lapidarias, basadas sobre todo en pruebas difícilmente reproducibles o simplemente en la impresión que le da al usuario que no tiene conocimientos técnicos de cómo funciona la medición de una cámara.

En este post, evitaré usar tecnicismos, para que sea lo más útil posible a aquellos que desde el primer día quieren exponer bien con cámara réflex. Espero conseguirlo (y cualquier duda, ya sabéis, preguntad).

Antes de empezar: Para obtener una correcta exposición no hay reglas maestras infalibles, como el famoso derecheo, ya que dependen mucho de cómo la luz afecta a los objetos, como incide sobre ellos y como estos reflejan la luz, así que la práctica y teniendo claros los conceptos es como se aprende a exponer correctamente una fotografía.

¿Que mide nuestra cámara?

Antes de entender cómo funciona cada una de las mediciones que tiene nuestra cámara, sería bueno repasar que mide una cámara fotográfica.

Para empezar, nuestra cámara mide la luz reflejada, que no es lo mismo que la luz que incide realmente sobre el motivo, sino como esté refleja la luz y claro, no todos los objetos o colores reflejan luz de la misma manera o con la misma intensidad… y cada fuente de luz, además hace que estos reflejen de forma diferente. Como concepto es sencillo, pero es el principal problema de todos los que se inician en fotografía, ya que si no está claro, nunca seremos capaces de exponer correctamente.

Pondré un ejemplo sencillo y simplificando mucho…, como comentaba, las cámaras miden la luz reflejada, y por tanto la medición dará resultados diferentes si el motivo es blanco o negro (claro u oscuro), y esto es debido a que el blanco refleja la mayor parte de luz que recibe y el negro no refleja apenas la luz o ninguna (dependiendo de la luz que recibe).

Como el fotómetro de la cámara mide lo que “ve” en función de su calibración, que por cierto, está basada en gris neutro (justo en el centro del histograma lo tenemos) y de la calidad y cantidad de luz que recibe reflejada de los objetos. Por eso cuando hacemos una fotografía a una pared blanca, la vemos subexpuesta (gris) y si hacemos la fotografía a una pared negra la vemos sobreexpuesta (gris), ya que la medición intenta compensar el exceso o la falta de luz que se produce en cada caso, pero no es suficiente, y por ese motivo nos obliga a compensar la exposición, que no es otra cosa que decirle a la cámara que no es gris, sino blanco o no es gris, sino negro.

Hasta aquí es sencillo… ahora viene cuando y cómo compensar la exposición. En el caso de una pared blanca que recibe luz directa del sol por ejemplo, es decir… es muy blanca, compensar es muy sencillo, ya que solo deberemos decirle a la cámara que debe compensar en +2 ó +3 (dependiendo de la cámara), y no es otra cosa, que el número de pasos que hay desde gris neutro hasta blanco (luces altas). Si por el contrario la pared es negra y no recibe luz directa del sol (es negra = no hay luz) para que en la fotografía se vea negra absoluto (que es la ausencia de luz), deberemos compensar en -2 ó -3 la exposición.

Recordemos que cada paso es el doble de luz que el anterior, así que si compensamos en +2 le diremos a la cámara necesita 4 veces más luz para exponer correctamente.

Exponer sería muy fácil si siempre hiciéramos fotografías a paredes blancas o negras ocupando todo el encuadre, ¿no?… Bueno, ahí es donde está el secreto de la correcta exposición, y es solucionarlo en el día a día, que no es ni blanco, ni negro, sino muchos tonos de gris, más o menos, cercanos o lejanos, al gris neutro, por lo que en la mayoría de casos deberemos compensar la exposición.

Para ayudarnos en esta tarea tenemos las diferentes mediciones y veremos cómo podemos aprovecharlas.

Medición evaluativa

Esta medición es útil en la mayoría de casos, ya que una parte importante de las escenas cotidianas estarán “equilibradas”, y no es otra cosa que decir que la cantidad de sombras y luces será equivalente… pero eso no quiere decir que no debamos compensar dependiendo del motivo, sino que el margen de error es menor y en muchos casos no notaremos la ligera sub o sobreexposición, por eso aparentemente va bien casi siempre.

Esta medición se utiliza tanto para la cámara como para el flash de zapata o integrado… Es una medición de la escena por zonas (divide la escena), con la salvedad que tiene en cuenta donde enfocamos (cosa que parece ser, pocos saben y pasa desapercibido este detalle). Eso qué quiere decir, que asigna un peso específico siguiendo un algoritmo para cada zona de la escena y dando un peso diferente donde hemos enfocado, ya sea con uno o más puntos AF, en el caso de enfoque automático (por eso se dice que la medición evaluativa está: vinculada, asociada o interrelacionada con cualquier punto AF o con todos, cada manual utiliza un término diferente pero es lo mismo en todos los casos)… En el manual de la cámara aparece en las especificaciones, no donde explica los diferentes modos de medición, cosa que hace que pase desapercibido este punto tan importante.

Es un sistema muy preciso salvo en algunas situaciones, como por ejemplo con contrastes altos entre el fondo vs. el motivo enfocado y las zonas circundantes, ya que tiene que establecer la medición calculando una media razonable para la escena y el motivo enfocado, y no siempre es posible, cosa que puede llevar a que existan zonas sub o sobre expuestas, sobre todo cuando la escena tiene mucho contraste con respecto al motivo enfocado o recibe iluminación lateral (que por lo tanto no lo ilumina por igual). Los contraluces sencillos los solventa bastante bien, pero suele reventar luces altas (no le queda más remedio, ya que el motivo enfocado es lo que considera realmente importante y en el caso del contraluz, está al otro extremo, en sombras).

Compensar la evaluativa es muy simple ya que no necesitaremos ir a extremos. Si el motivo enfocado es claro, compensaremos entre +1/3 y +1 (para la mayoría de situaciones, ya que no solemos enfocar una pared blanca). Si por el contrario el motivo enfocado es oscuro, compensaremos entre -1/3 y -1 (para la mayoría de situaciones, ya que no solemos enfocar una pared negra). Con esta medición no suele ser necesario compensar por encima de esas cifras, y no es necesario compensar si el motivo enfocado es equivalente a Gris Neutro.

A modo de ejemplo: Imaginad una fotografía a una persona, donde está ocupa una parte significativa del encuadre (1/4) y el resto del encuadre está más o menos equilibrado. Si el punto de enfoque está en la cara, deberemos compensar dependiendo del tono de piel, si es caucásica clara con compensar en +2/3 tendremos bastante, si su piel es bastante morena -2/3…Aunque en parte depende del resto del encuadre y como de luminoso sea, recordad que el punto de enfoque tiene un peso específico extra que debemos tener en cuenta.

Este método de medición solo es recomendable cuando el motivo está iluminado de forma uniforme, es decir, con flash o con el Sol (o cualquier otra fuente de luz) que incide frontal hacia el motivo… para simplificar, el Sol a la espalda. Si no es así, la medición no podrá “evaluar” de forma correcta la escena, ya que tendremos zonas con más luz que otras y contrastes más duros y nos costará mucho más compensar la escena.

NOTA: Por cierto, este sistema de medición es así en todas las EOS (no solo las nuevas). Lo que va cambiando en la medición evaluativa es el número de zonas de medición, el algoritmo de cálculo de cada zona, el del total y el peso del asociado al enfoque… haciendo está más precisa, pero no infalible. Recordad que en un alto porcentaje de situaciones deberéis compensar por el motivo enfocado teniendo en cuenta el global de la escena.

Medición parcial

A diferencia de la medición evaluativa, esta no tiene en cuenta el motivo enfocado y realizará una medición evaluativa de solamente el centro del encuadre (entre un 8,5% y un 10%) dependiendo del modelo de cámara. Esta medición simplemente desprecia como de luminoso sea el resto del encuadre.

Es ideal para motivos muy contrastados con el fondo, por ejemplo un contraluz, o para hacer macros y retratos de plano medio o corto.
Al igual que la evaluativa, es importante que la zona de medición tenga una iluminación uniforme. Con esta medición compensaremos un poco por encima de la evaluativa, ya que solo tendrá en cuenta la zona de medición y por lo tanto debemos ser más precisos… por ejemplo, entre +1/3 y +2 (o menos) para motivos claros, y entre -1/3 y -2 (o menos) cuando el motivo sea oscuro. Evidentemente no será necesario compensar si el motivo es Gris Neutro o equivalente.

Medición puntual

Esta medición se utiliza para medir solamente un punto específico del motivo o de la escena. Esta medición es aproximadamente entre un 2,4% y un 5% del centro del área del visor (dependiendo de la cámara). Algunos modelos permiten esta medición asociada a un punto de enfoque concreto, como por ejemplo la 1D y la 1Ds Mark III., para la mayoría de modelos, el área es el centro del encuadre.

Es muy útil en todos los casos si queremos tener un control preciso de la medición de la toma y deberemos tener presente que para esta medición debemos ser muy precisos en la compensación de la exposición, y podremos llegar desde +3 (blanco con luz directa – Luces altas) a -3 (negro sin luz – Sombras duras).

Con esta medición es más sencillo medir en zonas de luces altas, así que nos dará lo mismo la posición en la que este la iluminación ya que decidimos nosotros la zona a medir, independientemente del enfoque…. en ese caso deberemos usar el Bloqueo AE “*”

Medición promediada con preponderancia central

Viene a ser como un hibrido entre la puntual-parcial + evaluativa sin tener en cuenta el punto de enfoque seleccionado. Esta medición simplemente da prioridad al centro del encuadre y luego hace una media, similar a la evaluativa del resto de la escena.

Compensaremos un poco por encima de la evaluativa, sin llegar a los valores de la parcial.

Medición multipuntual

Con esta medición podemos hacer varias lecturas puntuales y la cámara realizara la media de todas ellas. Es útil en situaciones de iluminación muy complejas y solo está disponible en algunos modelos de cámara.

 

Importante: Bloqueo AE

Si vamos a medir en una zona diferente a la que estamos enfocando y se utilizan programas automáticos (P) o por prioridad (Tv o Av), es muy importante realizar un Bloqueo AE (Bloqueo de Medición) con el “*”, o tendremos una nueva medición al re encuadrar y enfocar el motivo. No tiene sentido con la medición Evaluativa.

Volver

Deja un comentario