El fotómetro (2ª Parte)

Volver

Ya os he explicado cómo interpretar el fotómetro de mano (flashimetro), ahora os explicare donde medir… Así que antes por eso, es conveniente repasar los conceptos que la primera parte Fundamentos sobre Iluminación: El Fotómetro (1ª Parte)

Medición de la luz incidida.

Como ya explicaba en el anterior post en el blog, medir la luz incidida nos ofrece como ventaja que no deberemos compensar la exposición, ya que la medición del fotómetro se basa en la misma calibración que tiene nuestra cámara.

¿Dónde colocar el fotómetro para obtener la medición correcta?

Hay muchas escuelas sobre eso, la más común es la que dice que en retrato hay que poner el fotómetro debajo de la barbilla del modelo para tener una medición ajustada al rostro… Pues lamento deciros que eso no es cierto salvo situaciones muy concretas, así que no debe hacerse por norma. Intentaré explicar el por qué debe medirse en lugar diferente en cada caso, si queremos una exposición correcta… la verdad es que es de sentido común, pero por si acaso, explicaré qué cosas hay que tener en cuenta, así en cualquier situación sabréis qué hacer.

La dirección

Lo más importante es medir poniendo el fotómetro paralelo a la cámara y siempre mirando hacia donde nos pondremos para realizar la fotografía, no hacia las fuentes de luz, o tendremos una medición ajustada a un ángulo incorrecto.

Hay que recordar que la esfera difusora del fotómetro de luz incidida tiene un ángulo de 180º, con lo que capta luz en toda esa área.

La posición

Como decía al principio, no siempre debe ponerse el fotómetro en la misma zona, todo depende de la distancia de la fuente de luz, su tamaño y lo que prime para nosotros en la fotografía. Lo importante es que este lo más cerca posible del motivo.

Si repasamos la Ley Inversa del Cuadrado de la Distancia, sabemos que una fuente de luz puntual cae el cuadrado de la distancia. Por ese motivo debemos ser consecuentes a la hora de medir con el fotómetro. Pondré un ejemplo que creo se entenderá fácilmente.

En el esquema, tenemos una fuente de luz pequeña muy cerca del modelo, con lo que la caída de luz es muy rápida y pasa de luz a sombras en muy poco espacio…

Pues imaginemos que tenemos hacer una fotografía de retrato de busto (es justo debajo del busto y la cabeza completa), en este caso la luz del lado derecho de la modelo será muy escasa y en sombra, el lado izquierdo del modelo, incluido ese lado de la cara recibirá la luz directa.

Al ser un plano de busto, si medimos en la cara (mejilla o debajo de la barbilla), el hombro izquierdo del modelo quedará muy sobreexpuesto, ya que recibirá, a esa distancia de la fuente de luz, ente 1/3 de paso y 1 paso más luz que la cara.

En estos casos, lo ideal es medir en la zona que queda más cerca a la fuente de luz, el hombro… sabiendo que la cara quedará ligeramente subexpuesta… si queremos que la cara quede bien expuesta, a riesgo de quemar el hombro mediremos en la zona de la cara que queda más cerca de la fuente de luz (no debajo de la barbilla), en este caso entre la oreja y la mejilla… Y siempre con el fotómetro mirando a donde dispararemos la cámara como decía en el punto anterior.

La altura

Y por último la altura a la que pondremos el fotómetro. Lo ideal es tener en cuenta la altura a la que está la fuente de luz, por ejemplo, si tenemos un flash picado a 45º sobre la modelo, lo ideal será medir a la altura de la frente para que a esa zona llegue la luz justa. Si tenemos el flash paralelo a la modelo (a media altura, por debajo de su cintura, por ejemplo) y a una cierta distancia (Ley Inversa), la medición será la misma desde la cabeza hasta los pies, siendo más intensa (aunque poco) a la altura de la cintura, ya que la luz recorre menos distancia en ese punto. Cuanto más cerca esté del modelo, más diferencia… Recordemos siempre la Ley Inversa.

En resumen

Como en todo, no se puede generalizar, diciendo donde debe o no debe ponerse el fotómetro para medir correctamente (la verdad es que no se suele explicar este punto), así que aplicad siempre el sentido común.

Usar el fotómetro en estudio es un punto que me gusta explicar mucho en los Workshops sobre Iluminación que imparto, ya que normalmente se cometen más errores en ese punto…, he intentado explicarlo de forma sencilla, pero escribirlo es más complicado que verlo in situ en clase (no penséis que es publicidad, pero como se suele decir, una imagen vale más que mil palabras)…

Volver

Deja un comentario