45. Curso de iluminación para fotografía 4 | Contraste en fotografía

Volver


Hoy continuamos con el cuarto capitulo del Curso de Iluminación que venimos realizando desde hace unas semanas. Hoy os hablaremos del contraste: qué es, cómo se mide. etc.  Como siempre, os pedimos que nos dejéis en los comentarios todas vuestras preguntas, que responderemos, tan pronto como podamos, en la edición de los viernes. Vuestras sugerencias y dudas son lo que nos hace crecer y mejorar.

El contraste en fotografía

El contraste en fotografía es la diferencia que existe entre las luces más altas de una escena y las sombras más oscuras. A menudo, no somos capaces de trasladar las escenas que vemos a nuestras fotografías. Entender el contraste y como funcionan nuestras cámaras no ayudara a conseguirlo. Porque, como ya hemos dicho muchas veces, nuestras cámaras ven muchísimo menos que nuestros ojos.

Cuando hablamos de contraste, normalmente nos referiremos al contraste en fotografía del motivo o escena y al contraste de la iluminación que, aunque son cosas diferentes, funcionan de la misma forma. El primero se refiere a la luz que refleja la escena y el segundo a la iluminación que le añadimos.

El contraste se mide en pasos. Actualmente, las réflex tienen unos 10 o 12 pasos. Las químicas, en cambio, tenían 5 pasos entre el blanco y el negro y la película a color 7 o 8 pasos. A pesar de la mejora, como mucha gente no entiende el contraste, muchas veces parece insuficiente. El contraste del sensor es que lo llamamos rango dinámico (este concepto también sirve para marcar cuantos pasos puede “soportar” el soporte final).

Por ejemplo, pongamos que estamos haciendo fotos en un día soleado. En esta situación, las sombras no son muy intensas. A pesar de eso, hay unos 12 pasos.  Si nuestra cámara tiene 10 pasos, es evidente que perdemos dos. Aquí tenemos que decir qué preservamos, las luces altas o las sombras. En película química exponíamos a sombras, por el contrario, con las réflex exponemos a luces.

Al hacer una foto, tenemos que pensar en la distancia entre el blanco y el negro y dónde esta situado el gris neutro. De este modo sabremos si la escena cabe o no en nuestro sensor. Por ejemplo, si hacemos una foto a una cartulina blanca y a una negra, la blanca nos dará unos 15.5 EV (1 EV es 1 paso) y la negra unos 9.5EV. Esta diferencia de 6 pasos es el contraste máximo y el gris neutro se encuentra a 3 pasos de cada extremo.

¿Cómo se mide el contraste en fotografía?

Los pasos — es decir, la ratio de contraste — se miden en dobles o mitades. Cuando decimos que hay 1 paso, significa que la ratio es de 2-1: 2 pasos, 4-1; 3 pasos 8-1. Siempre es el doble.

En los podcast, para hablar de la ratio de contraste del motivo hablaremos de ella teniendo en cuenta cuantos pasos baja la luz (es decir, 1 paso 2-1). Haremos lo contrario para la ratio de iluminación, ya que tomamos como referencia el punto de luz principal, al que se le añaden luces suplementarias (por tanto, 1 paso 1-2).

El contraste del motivo o escena se mide con la luz reflejada. Para medir el de la iluminación debemos saber primero el del motivo (sin flash) y después mediremos la luz incidida. Esto nos permite saber cómo compensar la luz y saber que solución es la óptima, teniendo en cuenta el tipo de fotoq ue queremos conseguir.

Gama de contraste en fotografía

Es la diferencia entre el contraste del motivo y el de la iluminación. És decir, cómo los igualamos.

Por ejemplo, nos hacen el encargo de hacer unas fotos para un periódico, así que no pueden pasar de los 5 pasos. En ellas debe aparecer una camisa blanca y un pantalón negro. La situación supera el rango dinámico del soporte. Como este es muy pequeño, podemos preservar la textura iluminando más el pantalón que la camisa. Siempre debemos tener en cuenta el soporte final.

Corrección de aberraciones

Como ya hemos comentado en otros podcast, es normal utilizar filtros para solucionar las aberraciones de la luz. Al hacerlo, pero, debemos tener muy claro su función.

Por ejemplo, en el Capítulo 1 del Curso de Iluminación os hablamos del uso erróneo de los filtros UV.  Aunque las cámaras digitales no los necesitan, mucha gente los sigue usando para proteger el objetivo. Nosotros no lo recomendamos, ya que se rallan con facilidad, facilitando la aparición de luces parasitarias o halos. Los halos se forman debido al ángulo de incidencia de la luz sobre la lente. Para evitarlos y proteger el objetivo, la mejor solución es el parasol. Pero ojo! el parasol debe ser el adecuado para el objetivo, usar genéricos produce viñeteo.

Por otra parte, introducimos los filtros de densidad neutra o ND. Con ellos podemos obtener profundidades de campo muy pequeñas en situaciones de mucha luz. No corrigen el contraste, su función es bajar la densidad de la luz que llega el sensor. Aunque un buen ND es muy caro, recomendamos encarecidamente su uso. Por qué?  Porque aunque tengáis muy buenos objetivos, a partir de f/11 hay difracción. Cerrar más el objetivo no es recomendable ya que se pierde nitidez y resolución. El filtro nos permite conservar la nitidez.

Como siempre, os pedimos que si os gusta el contenido del programa nos califiquéis con cinco estrellas en iTunes y un ‘Me gusta’ y un comentario en Ivoox. Dejadnos todas vuestras preguntas en los comentarios! Hasta la próxima edición de Aprender fotografÍa!

Volver

Deja un comentario