39. Curso de Iluminación para fotografía | 1 ¿Qué es la luz?

Volver


Hola y bienvenidos al programa Aprender Fotografía número 39. Soy Fran Valverde, de Studio Lightroom, y me acompaña como siempre Pere Larrègula, fotógrafo de moda y publicidad y formador, con más de 120 talleres y más de 1500 alumnos.

Studio Lightroom es un estudio de fotografía dedicado al alquiler de espacio y servicios para el fotógrafo profesional y aficionado. Además también realizamos cursos y talleres de fotografía para todos aquellos que os estáis iniciando en el mundo de la imagen.

Hoy iniciamos una nueva serie de podcast que nos van a servir para empezar un curso de iluminación desde los inicios, desde lo más básico. En cada programa de esta serie dedicaremos tiempo a resolver las dudas que os hayan podido surgir en el anterior. Así que esperamos vuestras preguntas y esperamos que os sea de utilidad.

Recordad que tenéis un 20% de descuento en nuestros talleres utilizando la palabra “podcast” en el cupón una vez estáis en la cesta de la compra.

Así que vamos a empezar con el programa 39. Curso de iluminación para fotografía I: conceptos básicos.

Curso de iluminación para fotografía

¿Qué es la luz?

“Fotografía” significa escribir con la luz. En este curso trataremos distintos aspectos sobre la iluminación de nuestras fotografías, pero empezaremos con una distinción básica entre dos tipos de luz:

  • La luz fotográfica: pensada expresamente para hacer fotografías.
  • La luz disponible: es la que nos rodea y que, además, podemos usar para tomar imágenes.

Pero, ¿qué es la luz? La luz visible es la estrecha banda de radiación del espectro electromagnético comprendida entre los 400 y los 700 nanómetros. Por encima y por debajo de estas frecuencias hay, respectivamente, la luz infrarroja y la luz ultravioleta, ambas invisibles para el ojo humano y cámaras digitales.

Las cámaras analógicas, en cambio, captan parte de la luz ultravioleta en lugares donde su radiación es especialmente alta – como en la cima de una montaña – provocando la aparición de una leve neblina en las fotos. Por este motivo se generalizaron los filtros UV y Skylines, aunque a nivel del mar no son de gran utilidad.

El color

Debemos tener claro que sin luz no hay color. Lo podemos ver claramente con un ejemplo cotidiano: a lo largo del día, los colores se van atenuando hasta que, cuando anochece, desaparecen completamente. Esta variación es tan gradual que nuestros ojos no la perciben, pero si nuestras cámaras, ya que no tienen un cerebro que gradúe la temperatura de color de forma automática.

Por otra parte, solo vemos una parte muy pequeña del espectro electromagnético. Aunque puede parecer una desventaja, esto posibilita que veamos los colores tal cual son.

Si, hipotéticamente, fuéramos capaces de advertir la luz infrarroja, no podríamos ver el azul, ya que es el color inverso – y lo mismo nos pasaría con el rojo si captáramos la luz ultravioleta. En principio, sucede lo mismo con las cámaras digitales, sin embargo existen modelos especiales para aquellos fotógrafos a los que les interese experimentar con ellas.

Por último, al contrario de lo que pasa con la pintura, cuando hablamos de luz, el blanco se consigue con la saturación de los colores primarios (de los que hablaremos más adelante) y el negro con la ausencia de todos ellos.

Algunas de las propiedades de la luz

Intensidad: esta causada por la amplitud de la onda. La entendemos como brillo.

Color: provocado por la longitud o frecuencia de la onda.

Polarización: es el ángulo de vibración de la onda. Afecta a la saturación de los colores.

La ley de la inversa del cuadrado de la distancia: esta es una ley física universal que nos dice como cae la luz. La luz es un fenómeno ondulatorio que disminuye de forma inversamente proporcional al cuadrado de la distancia de donde se origina.

Por ejemplo, si situamos un objeto a un metro del flash y otro a dos metros, el segundo se vera 4 veces mas oscuro que el primero. Es un concepto teórico que debemos interiorizar, ya que en la cámara es mucho más evidente que bajo el ojo humano (el cual es capaz de adaptarse a un rango dinámico mucho más amplio).

Refracción y reflexión

Reflexión: la luz se propaga en línea recta, pero, al incidir sobre una superficie plana y pulida, rebota en el mismo ángulo en el que incide. Esta es la base del funcionamiento de los reflectores de luz.

Refracción: cuando un rayo de luz blanca incide oblicuamente de un medio a otro de diferente densidad, cada color sufre una ligera desviación que lo separa de los otros. Así se forman los arcoíris.

Colores aditivos y sustractivos

En luz hay tres colores primarios: el rojo, el verde y el azul. Estos son los llamados colores aditivos. A partir de ellos podemos conseguir todos los otros. Por ejemplo, como ya habíamos adelantado, el blanco se produce por su saturación y el negro por su ausencia. Los diferentes tonos de gris, en cambio, se obtienen saturando los tres colores al mismo nivel. El resto de colores –amarillo, cian y magenta– se obtienen de la suma de los colores aditivos y son se denominan sustractivos. Para la cámara, pero, lo más importante es encontrar el blanco, que intenta calcular midiendo las proporciones de los colores aditivos presentes cuando tomamos una foto. En este sentido, hay cámaras más eficaces que otras.

Otro aspecto a tener en cuenta son las dominantes de color. Hay objetos que reflejan la luz cambiando el tono de la misma. Por ejemplo, si hacemos una foto a alguien apoyado sobre una pared roja, la luz se refleja y vuelve cargada de este color. Para evitar que nos pase esto podemos cambiar la temperatura de color de la cámara buscando el color inverso a la dominante en el circulo cromático.

Camára oscura

La cámara oscura o estenotopo  es el antecedente de la cámara fotográfica. Básicamente esta formada por una abertura que deja entrar la luz y la refleja, sin que intervenga ninguna lente de por medio. El resultado es una imagen invertida y muy desenfocada, porque, al no haber objetivo, no se puede enfocar un solo objeto, todo esta en foco como a ojo humano.

Esto se convierte en la principal diferencia entre una cámara como la que tenemos nosotros y una cámara oscura: las lentes. Ellas son las que nos permiten jugar con el contraste, irnos corrigiendo. A pesar de esto, existen modelos que juegan con la idea  dela cámara oscura, pensados para la fotografia creativa: cámaras sin lentes, hay algunas que tienen un objetivo que es como un tubo que se puede mover y es elástico, etc.

En el próximo capítulo del curso de iluminación para fotografía os hablaremos de la teoría de color. Esperamos vuestras preguntas!

Volver

Deja un comentario