183. Coque Serrano en el taller de retrato con carácter

Volver


Hola y bienvenidos, un día más, a Aprender Fotografía – el podcast. Soy Fran Valverde y me acompaña Pere Larrègula. Y hoy además tenemos un invitado de excepción, se trata de Coque Serrano. Os presento a Coque con el que he compartido muchas experiencias, ya que nos conocemos hace unos cuantos años. Coque es actor, director, productor, profesor de arte dramático… Va a colaborar con nosotros para hacer el nuevo Curso de retrato con carácter. Nos dará las pautas para poner la escena en situación.

El título del curso está en el aire todavía pero el contenido consistirá en las pautas necesarias que debe de conocer cualquier fotógrafo para realizar retrato y obtener carácter, que ese retrato diga algo. Como ya sabéis, hicimos una encuesta sobre vuestras preferencias sobre los cursos, y el de retrato de carácter quedó en primera posición, por tanto, es el que más os interesa. Además, disponemos de los resultados de unos ochenta oyentes, por lo que las preferencias son muy generalizadas.

Este curso lo hicimos Coque y yo hace unos cuatro o cinco años. Queríamos haber hecho una segunda edición pero por temas de agenda finalmente se ha ido retrasando. Hasta que ahora finalmente, queremos ofreceros no solo la visión del fotógrafo, sino también la visión del director de escena, ya que Coque es director de teatro también.

Saber dirigir la situación

Así que vamos a ver qué indicaciones le podemos dar a un modelo para que exprese algo y además lo interiorice. Coque nos comenta que además de ser director de teatro y escena, también ha sido modelo. Ha sido fotografiado muchísimas veces. Si eres actor y eres capaz de dar diferentes poses y actitudes, el fotógrafo las va aprovechando. Pero como modelo se es menos experto en este aspecto, o tiene menos capacidad de acting, es necesario dirigir un poco la situación para sacar el mayor provecho posible. Es el fotógrafo quien debe de dirigir estos dos roles; por un lado hacer las fotos, y por el otro, gestionar al modelo.

Al final el fotógrafo es quien tiene que presentar el trabajo y hacer que éste sea lo mejor posible. Si consigue gestionar y dirigir bien al modelo, no solo le puede dar las poses que mejor queden sino además la actitud, que es lo que encontraremos cuando miremos a los ojos del modelo, a su expresión. Le puedes hacer la misma foto a dos modelos distintos y que te guste más una de las dos fotos sin tener claro a qué es debido, y se trata de la actitud. Que con las pautas correctas se consiguen las instrucciones necesarias para que el modelo dé lo que estamos buscando.

No se trata de buscar solo el carácter en esas imágenes pensando en el retrato, sino que hay que tener en cuenta que una pose que no cuadre con la expresión no tiene sentido, es una foto tirada. No hay que olvidar que tanto un modelo como un actor son personas, así que lo primero que hay que hacer es establecer una conversación cuando se tiene el primer contacto con el modelo. De tal forma que empieza un acercamiento por el que se va sabiendo qué se le puede decir y que no, si tiene experiencia, trabajos anteriores, si es más tímido, más extrovertido…

Con una persona más tímida le tendrás que dar más estímulo, impulsar más la imaginación. Y con una persona más extrovertida le tendrás que frenar un poco más. En ocaciones te encuentras con modelos que son muy extrovertidos y te pueden funcionar muy bien. Y por otro lado, con algunos actores que son tímidos y son muy buenos actuando en teatro o en cámara pero en una sesión fotográfica, al no ser su medio, le cuesta más. Así que, como fotógrafo, hay que saber qué decir, y cómo actuar en cada caso. 

Trabajar la imaginación

Uno de los temas que tratábamos en el curso y que funcionaban muy bien era trabajar la imaginación. Si al modelo le dices que tiene que hacer como que está súper enfadado, él tratará de hacerlo. Pero si le pones en situación, como por ejemplo, decirle que se le ha llevado el coche la grúa, que tiene que ir corriendo a un sitio al que no va a llegar, es en ese momento cuando hay que empezar a hacer las fotos.

Otro truco que también funciona es tener objetos, se los damos al modelo y se los dejamos para que los mueva, los inspeccione… posteriormente le quitamos los objetos pero al modelo ya se le queda la sensación. A esto se le denomina lenguaje automático, que consiste en tratar de generar un lenguaje de manera automática partiendo de una premisa previa que está guiada por un objeto. Llegué a la conclusión de que los fotógrafos teníamos que hacer algo diferente. Hoy en día esto se conoce como PNL que es programación neurolingüística pero hace unos años se conocía como lenguaje no verbal. El PNL engloba muchas más cosas.

La mayor parte de mi vida profesional la he pasado como ejecutivo. En el mundo de la fotografía soy reciente, de 14 años pero reciente. Una de las cosas en las que más aprendí durante mis años ejecutivos era llegar a reuniones de crisis y detectar quién de esa reunión me iba a fastidiar. El objetivo era adelantarme a los acontecimientos de tal manera que supiera cómo era esa persona lo antes posible y saber cómo pararla, sin ofender, pero pararla. Incluso en algunos casos, cómo pararla y hacer que no volviese a hablar.

El lenguaje no verbal

El lenguaje no verbal de las personas es muy intenso y muy reconocible. Todos somos capaces de ver una expresión de enfado, o una expresión de felicidad. Se identifican con facilidad. Pero hay que preguntarse cuál es la pauta para ver que esa expresión sea real ya que se puede fingir esa expresión. De repente un día cayó en mis manos un libro fantástico que lo recomiendo muchísimo, se trata de “Cómo detectar mentiras” que después se realizó una serie basada en el libro, “Miénteme”, en inglés “Lie to me”. En él se habla de estas micro expresiones que denotan si la expresión es real o no.

Lo que comenta Pere es como una persona normal en una circunstancia normal se tiene que meter en un papel. Se trata de entrar en una reunión y ser consciente de lo que va a pasar y adoptar un papel. Consiste en adoptar tu propio acting que eres consciente de que afectará positiva o negativamente a los que están presentes. Si adaptamos esta reunión que Pere comenta a la fotografía, si él tuviera que ir echando fotos a estos sujetos, en función de lo que el directivo va diciendo o no, las expresiones van cambiando porque están viviendo una circunstancia. Estás gestionando su programación neurolingüística, es decir, estás haciendo que su expresión cambie en función de lo que tú quieres y su forma de ver las cosas cambie.

Como fotógrafo se pueden tener muchos conceptos técnicos de cómo iluminar, etc. pero cuando llega el modelo y se sitúa de píe en un fondo blanco, se puede tener una idea muy clara de qué historia quieres contar con tus fotografías, qué es lo que te gustaría sacar de esa sesión pero el modelo no está en tu imagen. Por tanto, hay que saber dirigir la situación. El éxito o el fracaso, desde mi punto de vista, está en qué decir al modelo para conseguir el resultado que se busca. Y lo que se dice, o cómo se dice, o cómo se hace, son las herramientas que se pueden ofrecer al fotógrafo para que a la hora de dirigir al modelo se vea si se consigue lo que se quiere o no.

Transformar al modelo

En teatro lo que hacemos es transformar al partener, en este caso el director de la sesión fotográfica tiene que transformar al modelo para que deje de ser la persona que viene de la calle y empiece a dar lo que tú quieres expresar con tu fotografía.

Si se le deja al modelo que exprese y haga las poses que él quiere, hará las mismas fotos que ha hecho hace unos días con otro fotógrafo. Se estaría haciendo la misma expresión y el mismo posado con diferente ropa, no se estaría aportando nada en la sesión, se está dejando que el modelo haga el trabajo.

Si se trabaja con un modelo o una modelo profesional con muchísima experiencia, es fácil que se vaya a donde sabe que le funciona pero puede que no sea lo que se quiere conseguir. De manera que hay que saber guiarlo y convencerlo. Existen dos factores para ello, cómo llevarlo y cómo decirlo para que te crea, para que confíe en ti. Para que te vea seguro y confíe en ti. En este sentido el papel del fotógrafo es doble, no solo tiene que transmitir una idea sino que además tiene que convencer.

La expresión corporal

No hace falta que el fotógrafo sea abierto, hay una serie de herramientas que se pueden aprender. La expresión corporal es uno de los aspectos que trabajamos. Se trabaja mucho con el cuerpo. No es la misma foto la que se le hace a un modelo después de haber llorado, después de haberse reído mucho, la expresión suele estar mucho más natural. Es debido a que se ha tensado el cuerpo de tal manera, especialmente el rostro, que se ha relajado la musculatura.

Hay ejercicios que también se le pueden indicar al modelo que haga previamente a la sesión para relajarse, de manera inconsciente. Al hablar de algo trivial con él o ella, se relaja de manera inconsciente. Pero esto solo si se ve que lo necesita. Hay que tener esta intuición para detectarlo, aunque esto también se aprende. Si se lleva un rato haciendo fotos y no acaba de salir lo que se desea, es recomendable hacer una pausa y hacer algo más dinámico como hablar con el modelo, correr…

En el curso de gestión de modelos es una de las primeros consejos que doy, no te empeñes en sacar un idea porque igual no es el momento. Normalmente la gente tiene la idea de la sesión y la quiere lanzar desde el minuto uno. Cada modelo o cada actor, cuando se les hace fotos, tienen un ritmo.

Confiar en el fotógrafo

El ritmo de un actor o una modelo con experiencia es confiar en ti, cuando llega a confiar en ti es cuando realmente se siente cómodo. De entrada no te conoce, así que no sabe si le vas a sacar bien. El mayor miedo de un modelo o una modelo, o actor o actriz conocidos es que tú no seas capaz de sacarle bien la foto porque no te conoce. Como modelo te estás entregando al fotógrafo para que éste capture tu esencia. Como modelo te van a entregar lo mejor que tienen porque no quieren salir mal en las fotos, evidentemente. Como director de sesión fotográfica hay que tener esa seguridad de saber qué es lo que se quiere sacar. Por muy profesional que se sea, por muchas fotos que te hayan hecho, siempre se tiene esa inseguridad de pensar si se estará haciendo bien, estaré dando lo que quiere el fotógrafo…

Los actores utilizan el tiempo para gestionar la expresión ya que en teatro es lo que se encuentran, se trata de una escena y su escena va in crescendo. Cuando a un actor se le pide que juegue con la tristeza, es más fácil. Pero a una modelo, si no se le pide que se meta en el papel no te entenderá. No sabe interiorizarlo de manera que hay que darle pautas para que lo haga. Bien sea a través de una historia tal y como indicaba Coque o bien generando cómo gestionar su expresión, con indicaciones como: inclínate un poco más, cierra un poco los ojos… Esto tiene que saber hacerlo el fotógrafo.

En el Curso de retrato con carácter, una de las cosas que me gustaría meter y que trabajaremos es, no solo qué patrones hay que darle, sino qué tips puede tener un fotógrafo que no esté suelto, que no tenga esa soltura. Qué frases, qué cosas puede hacer para jugar con su propia seguridad. Dar una sensación de seguridad hace que la otra persona se sienta segura.

Hay que tener muy claro que tampoco pasa nada por tener inseguridad, no hay que esconderla porque la transparencia es fundamental. Si surgen dudas, se explican y se genera un diálogo con el modelo que se tiene delante ya que ambas partes quieren conseguir lo mejor. El fotógrafo quiere conseguir sus mejores fotos y el o la modelo quiere salir bien en esas fotos, que además luego le pueden servir para presentarse a otras cosas. La inseguridad es normal, es innata al ser humano, pero trabajando es como se consiguen las cosas. Y los bloqueos no conducen a ningún sitio. 

Curso de retrato con carácter, ofreceros una doble visión

En este Curso de retrato con carácter lo que pretendemos Coque y yo es daros una doble visión. Daros la visión del fotógrafo como director y por otro lado la visión de un director de acting como pautas adicionales que pueden servir para lo mismo, para conseguir resultados muy específicos. Yo he trabajado muchísimo con actores pero Coque aún más, ya que él los ha dirigido. No es lo mismo dirigir a un actor durante toda una obra en la que hay muchísimas inflexiones y muchas expresiones que en unas fotos específicas. En mi caso, he tenido la suerte de aprender mucho con los actores haciéndoles las fotos.

No tiene por qué un director de actores haber tenido que ser previamente actor. Coque nos comenta que el mejor director que él ha tenido solía decir que él mismo era muy mal actor, y no había trabajado mucho de actor. La vida del actor, como es tan complicada, te va reconduciendo y te va llevando a hacer diferentes cosas. Pero sí que hay directores que nunca han trabajado como actores, no es relevante.

En el caso de la fotografía pasa lo mismo, hay personas que explican muy bien la fotografía pero no son grandes fotógrafos. El saber transmitir ya es muy difícil. Yo he dado clases de todo, incluso hasta clases de tecnología. Lo difícil es saber comunicar y cuando se está con un modelo o un actor delante y se quiere plantear una escena que se quiere fotografiar, lo realmente importante es cómo lo comunicas. Dar pautas para comunicar de una forma entendible, es el objetivo del Curso de retrato con carácter. Hacer que los usuarios realmente se sientan cómodos gestionando a otros y no entren esos miedos de pensar que igual no se sabe hacer, o pensar que se es tímido… En los cursos yo siempre intento soltar a la gente. Lo que hago es que la modelo participe en soltar a la gente.

La importancia de la imaginación

Suelo hablar con la modelo y le doy unas pequeñas indicaciones para que se lo ponga fácil a la persona en cuestión. Es importante lo que comentaba Coque al principio, hay que hablar con la modelo, sea actor, modelo, o lo que sea. Podemos sacarle expresiones y carácter a alguien que no ha posado nunca.

Todos tenemos imaginación, y el secreto para conseguir carácter en un retrato o la actitud, es llenar esa imaginación. A todos nos pasa que si miramos a los ojos con la cabeza un poco agachada, se tiene una sensación de timidez. En cambio si se levanta la barbilla crea una sensación de confianza en uno mismo. Por tanto, la foto de una manera o de otra no tendrá nada que ver y lo único que se ha hecho es cambiar un poco la postura. Pero al ir nuestro cuerpo y mente juntas, si modificamos la expresión corporal, nuestra mente también cambia. Y si esto, por un casual, no pasa. Tendré que hacer a través de una historia, llevar a tu mente a otro sitio y que tú estés en tu imaginación mientras yo estoy haciendo la foto, de tal manera que tendré la pose y la actitud.

No siempre nos vamos a encontrar con la persona que sabe posar. Cuando yo he trabajado con Coque, él me ha dado lo que le he pedido, lo primero porque nos conocemos, lo segundo porque es un crack y puede jugar mucho con la expresión, así que es fácil. En cambio, me he encontrado a actores que necesitan que se lo digas, que les cuentes una historia, pero no porque no sepan hacerlo sino porque necesitan tener la figura del director. Necesitan tener la figura de la persona que les dirige. Muchas veces un actor se siente desnudo si nadie lo dirige, incluso aun teniendo mucha experiencia. Ya que no saben si lo que hacen está bien. Además como actor tienes la disciplina de que se está ahí para ayudar a una persona. Que alguien te tiene que decir qué es lo que quiere que se haga y él intentará hacerlo para que salga muy bien y sea un buen trabajo por parte de los dos.

El curso de retrato con carácter está planteado para que no sea una teoría aburrida, sino que se van a ir dando tips desde el primer video. Primero ponerse en contexto y después ver herramientas. Hay que tener herramientas de trabajo y una de las más potentes que tenemos es nuestra propia imaginación. Y cómo gestionarla y trasladar esa información a la otra persona. Aquí se recogen aspectos tan básicos como cuál es el tono en el que se habla, cuál es la postura a la hora de hablar, cómo de cerca se está de la persona para explicar según qué cosas… Esto nos dará seguridad y al mismo tiempo a la persona le transmitirá tranquilidad. 

Cuando tratábamos del tema de gestión de modelos y decíamos qué es lo que nunca debe de hacer un fotógrafo, como por ejemplo, tocar a la modelo, este tipo de cosas pueden parecer triviales pero en realidad no lo son. Es solo para dar confianza. El mantener una distancia de seguridad trata de no invadir el espacio de la otra persona. Son temas de sentido común pero que son muy importantes. El hecho de tener una reunión previa, el hablar de qué se busca con la sesión…

La importancia de la empatía

Imagínate que quieres hacer una sesión súper divertida, en la que haya mucha expresión… pero viene el modelo y justo antes de empezar la sesión le ha pasado una desgracia. Al ser profesional asiste a la sesión, pero se aprecia que no está saliendo lo que se desea. Es entonces cuando, tal y como hemos comentado anteriormente, es necesario parar y hablar. El modelo se desahoga, se expresa y ya ambas partes saben que hay algo detrás por lo que las cosas no están saliendo como se desean. Por lo que se sabe que hay que buscar otro camino para conseguir el resultado deseado.

Esto me recuerda a una situación concreta en la que la modelo me comentó que le acababa de dejar el novio por teléfono diez minutos antes de empezar la sesión. Además ya se le ve que no tiene una cara normal, está como llorosa, intranquila… con ganas de acabar la sesión porque tiene que cerrar un tema. Finalmente, ésta fue una de las sesiones más divertidas que hicimos y el motivo fue, que cuando pudimos parar y hablar, me explicó lo que le había pasado y opté por el role de buscar el lado cómico a esa situación. Ella salió de la sesión con la idea muy clara de que ya estaba todo solucionado porque con un chico así ya no quería tener nada que ver. Yo conseguí empatizar con la persona que al final es lo difícil. Para llegar a conseguir esa empatía en programación neurolingüística existen una serie de pautas para ayudar a la otra persona a entender tu mensaje.

Hasta aquí el programa de hoy, muchas gracias Coque por el programa de hoy. A Coque le podéis encontrar como Coque Serrano para lo que necesitéis en Tweeter, en Instagram, en Facebook… Indicar que el curso lo tendremos para el 15 de marzo probablemente. Lo grabaremos estos días. Sabemos que el tema tiene mucho interés debido a la encuesta que realizamos.

Muchas gracias por estar ahí. Como siempre os decimos, si os gusta nuestro programa y queréis hacernos un gran favor, agradecemos mucho una reseña en iTunes, un me gusta o comentarios en iVoox. Muchas gracias también a nuestros suscriptores a los cursos online y al resto de oyentes y/o escuchantes.

Indicaros que además de en la web de studiolightroom.com y larregula.es, estamos en Facebook, en Aprender Fotografía – El Podcast.

Los cursos que están actualmente en la web son:

  • Curso de iniciación a la fotografía digital
  • Curso de gestión de modelos
  • Curso de iluminación en estudio básico
  • Curso de Adobe Lightroom básico
  • Curso básico de marketing para fotógrafos
  • Curso de cómo montar tu propio estudio fotográfico
  • Curso de flash de zapata
Volver

Deja un comentario